El blog de José Luis Povo

El blog de José Luis Povo

viernes, 2 de diciembre de 2016

NOVEDAD EDITORIAL: "Esperaré siempre tu regreso" (Desfiladero Ediciones), de Jordi Peidro

ESPERARÉ SIEMPRE
TU REGRESO
Colección Memoria Gráfica nº1
Jordi Peidro
PVP: 19, 90 Euros
200 pgs./Color/170 x 240 mm
Rústica con solapas
ISBN: 978-84-946142-0-0
Novela Gráfica. Fecha de salida: 28/11/2016
 
A través de un relato biográfico, la epopeya de los republicanos españoles desde que cruzan los Pirineos hasta que son liberados por los aliados en el campo de Mathausen.

SINOPSIS: Siete mil españoles dejaron su vida en Mathausen. Paco Aura, fiel al juramento que realizaron los supervivientes, según el cual no permitirían que su historia cayese en el olvido, da una conferencia ante un auditorio abarrotado. A partir de sus recuerdos se narra las penalidades de los republicanos españoles: el paso por la frontera, los campos de refugiados, la línea Maginot, la huida a Suiza... pero nada, ni siquiera estar curtido en el campo de batalla, le había preparado para lo que iba a venir: Mathausen. Allí los prisioneros entonan una canción, teñida de nostalgia y esperanza. Su título: Esperaré siempre tu regreso.
 
 
Avance de 20 páginas en pdf pinchando aquí.
 
Más información en la página web de DESFILADERO EDICIONES www.desfiladeroediciones.com 
 
 

 

sábado, 22 de octubre de 2016

VIDAS MARCADAS (Coeditum), de E. Warnauts y G. Raives: "La inocente" y "Los nuevos tiempos"



Llegan de manos de Coeditum dos trabajos del tándem Warnaut-Raives, agrupados dentro de la colección y serie Vidas marcadas. El primer título, "La inocente", nos devuelve una de sus obras más notables, publicada en 1991 en la colección Cimoc Extra-Color y ahora presentada en cartoné y grand format. Bienvenida sea esta nueva edición, acompañada además de una cronología histórica, dada la calidad del dibujo, que no sólo admite sino que requiere un tamaño superior al estándar para llegar a apreciar el virtuosisismo de Raives. Aparte, la obra, en el plano argumental, tampoco ha perdido vigencia.

Como en los cómics de Annie Goetzinger, "La inocente" apuesta por la recreación de una época, puntillosa en los detalles. Dedicado a Sophie Scholl, indaga en el fenómeno del nazismo en su parte inicial, mientras que el grueso del volumen se sitúa al término de la Segunda Guerra Mundial, con la pobredumbre y la descomposición de la sociedad como transfondo de la dura odisea de la protagonista. 




"Los nuevos tiempos" reúne en un solo volumen dos álbumes que completan una historia. Como en la excelente "El libro negro", el marco elegido, los conflictivos 1938 y 1945, condiciona toda la trama –hilada por el guionista alemán Éric Warnauts–, pero los personajes tienen más peso de lo habitual.



Presentado igualmente en grand format, el dibujo, magnífico, y con un delicado uso del color, se alinea, tanto por el origen de su dibujante, Raives, nacido en Lieja, como por el estilo, dentro de la corriente de dibujo realista gestada en la Bélgica cercana a la frontera alemana, entre cuyos adalides se encuentra Hermann o Philippe Jarbinet, autor este último cuya logradísima serie Airborne 44 tiene más de un punto en común con estas Vidas marcadas



viernes, 30 de septiembre de 2016

ADIOS A TED BENOIT, referente de la línea Clara


Hoy nos hemos visto tristemente sorprendidos por la noticia del fallecimiento de Ted Benoit, guionista y dibujante de comics que, tras explorar distintos estilos gráficos, encontró en la llamada Línea clara su definitivo vehículo de expresión, hasta el punto de convertirse en todo un referente de esta corriente de artistas, que siguieron, y seguimos (me incluyo) la estela del maestro Hergé. Aún bajo la conmoción de esta triste pérdida, creo que no puedo por menos que escribir unas breves líneas de homenaje a este grande de la BD.

 Benoit se estrenó en la línea clara con la obra "Berceuse eléctrique",("La mecedora eléctrica"), de la que ya hemos hablado en el blog. Una obra en blanco, negro y gris que, con un trazo heredero del de parde de Tintín, nos traslada a una cudad imaginaria, "Metropolis", que representa el ideal de ciudad mìtica norteamericana de la década de los cincuenta, pero dotada de un toque de intemporalidad muy especial. Su protagonista, Ray Banana, será retomado después por Benoit en una segunda aventura, esta vez en color, en la que la acción se traslada a París: "La ciudad Luz". Acerca de  "La mecedora eléctrica", rescato para la ocasión unas líneas que hace ya tiempo escribí para el impagable blog "La caraviñeta", del incansable experto en comics Angux:

>>>Benoit consideró en un momento dado de su carrera que había dado con un estilo, heredero directo del de Hergé, que se ajustaba perfectamente a las historias que quería contar, y que ese iba a ser a partir de entonces su lenguaje gráfico. Abandonó pues el trazo underground de obras suyas anteriores como Hospital para entregarse a la estética hergeiana. Y a fe que el resultado resulta atractivo. Al acercarnos a su obra Berceuse Electrique, (a la que por cierto dejaba como un trapo Ramón de España en el artículo de Cairo), vemos cómo se crea ante nuestros ojos toda una ciudad imaginaria, Metrópolis, que se desarrolla en el futuro pero con la estética de las urbes americanas de los años cincuenta. Coches, ropa, diseño, arquitectura, etc., nos trasladan a esa épica mítica, y estéticamente el resultado está logradísimo. El empleo del blanco y negro contribuye también a evocar el cine negro norteamericano de aquella época. A pesar de ser en blanco y negro, no carga con sombras las páginas, si no que utiliza la escala de grises (Podemos hablar de un dibujo en blanco, negro y gris). La única pega es que las páginas resultan un poco plomizas, quizá les habría hecho falta algo más de blanco.

El argumento, inverosímil y rebuscado, es una de las causas del vapuleo que le propinó el amigo Ramón de España. Sin embargo, yo le veo su gracia y me recuerda por momentos al cine de Hitchcock, o las novelas de Raymond Chandler, en las que se van concatenando escenas y situaciones que te van intrigando y a las que no encuentras en principio ninguna explicación. La falta de “pies y cabeza” de la historia, que criticaba De España, me parece un rasgo intencionado por parte de Benoit, que está en la base de todo.Así pues, en nuestro camino siguiendo la estela de Hergé, creo que Benoit es una escala obligada y la mejor muestra de que integrar influencias suele dar resultados interesantes; en este caso, se plasman en una sola obra la pasión de Benoit por el cine americano clásico con la estética tintinesca, y ambas cosas casan bien.>>

 Sobre la segunda historia de Ray Banana, "Ciudad Luz", dedicamos en su día un extenso artículo en el blog, que introducíamos así:
>>> (...)En Ciudad Luz, Benoit sigue con su particular mundo deliberadamente anacrónico para trasladarnos a París, o más bien para crear su propio París, esta vez en color. (Según me acabo de enterar por medio de nuestro amigo Rafa, el color está realizado por los mismísimos Studios Hergé).Podemos ver que uno de los personajes más relevantes de la historia, el pintor Zelantius, nace en 1942. Aparenta unos 60 años, con lo que la acción se situaría en torno a 2000, es decir, el futuro, pues Benoit dibujó el comic a mediados de los ochenta. Sin embargo, los coches nos remiten de nuevo a los años cincuenta, y el propio aeroplano que traslada a Banana a París parece sacado de El Asunto Tornasol. La ropa de los personajes también tiene un aire retro y a la vez ochentero en algunos casos. Como decia, Benoit crea su propio París, poniendo una especial atención en los ambientes que va creando, a través de elementos como la decoración de los interiores, cuidada hasta el mínimo detalle, las fachadas o los rincones de barrios como Montmartre o Pigalle.>>


Al leer los álbumes de Ray Banana, uno pensaba: "Este hombre seria el continuador ideal de la obra de Hergé". Todos sabemos que esto no era posible... pero lo que no nos imaginábamos, y fue una grata sorpresa, era que se pusiera manos a la lobra para continuar "Las aventuras de Blake y Mortimer" ya años después del  fallecimeinto de Jacobs. Y lo hizo con un álbum realmente notable: "El Caso Francis Blake", con guión de Jean Van Hamme, para mi  una de las mejores aventuras del inefable duo, incluidas las creadas por el propio Jacobs. Recuerdo perfectamente el momento de abrir al álbum en la librería y no dar crédito. Parecía estar hecho por Jacobs en la época de "La Marca amarilla". Por descgracia, sólo nos dejó dos entregas, esta primera y "La extraña cita" también con guión de Van Hamme.Si la primera era una intriga de espionaje al estilo de "los 39 escalones", aquí se explora el lado más fantástico y de ciencia´ficción que ha sido también un signo de identida de la serie desde siempre, con un argumento en el que no faltan extraterrestres y viajes en el tiempo. Existe un consenso bastante generalizado entre los aficionados en ocnsiderar a este díptico lo más logrado de toda la parter post-Jacobs de la serie.




En el tintero quedó "Résurrection", un proyecto en solitario, que pintaba muy bien, pero que finalmente no se llegó a a desarrollar. Par aconocer algo más sobre Benoit, en especial de su etspa como repreneur de Blake y Mortimer, recomiendo encarecidamente la valiosa entrevista,(oro puro de por sí pero desde hoy con más valor si cabe por lo irrepetible) que le hizo mi amigo Miguel Frognier para su blog y que podéis leer AQUI. 


Para saber más sobre el proyecto "Resurrection también podéis al blog de Miguel: http://blake-y-mortimer.frognier.es/2013/03/resurrection-un-proyecto-inacabado.html
Poco más que decir, se nos ha ido duno de los grandes de la Línea Clara, pero nos quedan sus obras (pocas, pues fue muy poco prolífico) para seguirlas disfrutando. Buen viaje y hasta siempre, maestro !


sábado, 28 de mayo de 2016

PRESENTACIÓN EN MADRID DEL LIBRO "HERGÉ POR ÉL MISMO", DE DOMINIQUE MARICQ



Este jueves 26/05/16 tuvimos en Madrid la ocasiónde asisitir a la presentación del libro "Hergé por el mismo", publicado por Zephyrum, de la mano de su autor, Dominique Maricq, en la librería The Cómic Co. El evento contó también con la presencia de Ana Zendrera, de la editorial, y del tintinófilo Pedro Rey, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Mil Rayos! e incansable divulgador de la obra de Hergé. Entre el  público, miembros de la asociación y otras caras conocidas del mundillo tintinero de la ciudad. 

 Ana Zendrera presentando el acto
Ana Zendrera ejerció de anfitriona, haciendo una breve presentación del acto y del autor y dando paso a Pedro Rey. Pedro nos dio su visión de esta obra, destacando que, aunque es un libro pequeño, no es en absoluto una obra menor; constituye, por el contrario, un documento imprescindible para cualquier tintinófilo y permite conocer, más allá del Hergé dibujante, al Georges Remi como persona. A través de textos escritos por el propio Hergé, principalmente cartas, se nos muestra el lado humano del maestro, a quien  descubrimos como alguien muy meticuloso en su trabajo pero también con un gran sentido del humor. 

 Un momento de la presentación de Pedro Rey
A continuación, Dominique Maricq, tras dar las gracias a los organizadores del acto, dio uas pinceladas sobre su obra, nos habló del trabajo de recopilación de las cartas en las que se apoya el libro y reveló que aún hay más cartas, custodiadas por el Museo Hergé, que podrían perfectamente dar para una segunda parte. Habló en francés, pero gracias a Ana Zendrera, que ejerció también de intérprete, pùdimos captar perfectamente todo lo que Dominique nos quiso contar. Nos pintó un retrato de un Georges Remi trabajador infatigable y amigo de sus amigos, gran dibujante (y también gran escritor, como se puede comprobar en este libro) y destacó que fue una persona que evolucionó a lo largo de su vida en sus ideas y actitudes ante el mundo y la vida. Comentó también su interés, en la última etapa de su vida, por las nuevas formas de expresión que surgían por entonces, como por ejemplo el comic underground, lejos de anclarse en las tendencias y modos de hacer en la historieta y en el arte en general que conoció en su juventud.

Dominique Maricq

Maricq respondió a las preguntas que formularon los asistentes, sobre distintos aspectos, como los viajes de Hergé a lo largo de su vida, su ideología política, o el dibujo que ilustra la portada del libro.
Ante la pregunta de si conoció a Hergé personalmente, Maricq respondió que no, pese a que de cuando en cuando pasaba por delante de su puerta... sin atreverse a tocar el timbre. Sobre el dibujo de la portada, que es un autorretrato de Hergé extraido de un gag de Quick y Flupke, lo valoró como una imagen que nos dice cosas sobre el personaje: su peinado y atuendo nos lo revelan como un artista encerrado en el envoltorio de un hombre muy serio, con una vida ordenada. 
Sobre el aspecto político, en respuesta a la pregunta que le fue formulada, habló de la etapa en la que Hergé trabajó para el diario colaboracionista Le Soir durante al ocupación, y los problemas que luego le acarreó. Maricq destacó que Hergé fue ante todo un artista, muy concentrado siempre en su trabajo como autor de historietas más que en la política.
Por último, cabe señalar que, más allá de lo que tiene que ver con el propio libro que se presentaba, Ana Zendrera nos habló de lo que se avecina para los próximos meses. Por ejemplo, comentó que Maricq está trabajando en los textos de la Exposición sobre Hergé en el Grand Palais de París, que tendrá lugar del próximo 28 de septiembre hasta el 16 de enero de 2017. Algo excepcional, pues este espacio suele estar destinado a exposiciones de pintura, siempre de grandes pintores consagrados. El contenido de esta exposición tiene mucho que ver con el libro "L'Art de Hergé (Hergé et l'Art)" de Pierre Sterckx. Y precisamente por ahí venía otra gran primicia: Zephyrum publicará en España este libro, probablemente titulándolo "Hergé y el arte" (en lugar de El arte de Hergé, para no crear confusión con los volúmenes de Philippe Goddin, publicados precisamente bajo ese título).


Tras la charla, Laricq firmó ejemplares del libro y posó con Ana y Pedro (ver foto abajo). Nosotros nos fuimos despidiendo hasta la próxima ocasión que dé lugar a una reunión tintinófila como esta. Una tarde divertida y agradable en un magnífico entorno y una perfecta ocasión para reencontrar a buenos amigos y aprender un poco más sobre la figura del gran padre del comic europeo.

De izquierda a derecha, Ana Zendrera, Dominique Maricq y Pedro Rey

 Un momento de la firma de ejemplares

miércoles, 25 de mayo de 2016

Jean-Pierre Melville (Cátedra), de Carlos Aguilar





Melville, un cineasta singular, mitómano hasta el punto de cambiar su propio apellido, cuya obra, personalista, todavía sorprende por la radicalidad de su opción estética. Carlos Aguilar analiza en profundidad las características de su estilo y las razones por las que sigue ejerciendo ese poder de fascinación. Relaciona a Melville con la época en la que vivió y en la que en gran medida influyó; revisa su carrera, los altibajos, los aciertos, su círculo íntimo de colaboradores y amistades –entre los que se contaba Godard, Schlöndorff o el actor Howard Vernon, con el cual Aguilar mantuvo una amistad que, sin duda, enriquece la perspectiva de este libro–. Dos bloques de la filmografía de Melville tienen mayor peso, el de la Resistencia, lucha contra el nazismo en cuyas filas militó el propio cineasta –a destacar dos títulos magníficos: “Le silence de la mer” (1947) y “El ejército de las sombras” (1969)–, y, obviamente, el dedicado al Polar, el cine policiaco francés, en cuyo seno Melville ofreció imágenes imborrables con los rostros de Alain Delon, Lino Ventura o Jean-Paul Belmondo, y obras maestras como “El silencio de un hombre” (1967) o “Circulo rojo” (1970). Por último, señalar que este libro magnífico en cierto modo se suma a otros dos publicados por Carlos Aguilar en la misma colección: los dedicados a Sergio Leone y Mario Bava. Son los tres grandes genios del cine de géneros europeo a quienes Aguilar ha rendido el mejor de los tributos, y cuya lectura, intensa, absorbente, es imprescindible tanto para aficionados o estudiosos, como para profesionales del séptimo arte que huyan del lugar común y deseen abordar la historia del cine con rigor y fundamento.


Jean-Pierre Melville
Carlos Aguilar
Misántropo y orgulloso, mitómano y obsesivo, independiente hasta la radicalidad, amante del jazz, los gatos y la noche, Jean-Pierre Melville puede considerarse como el genio francés del Séptimo Arte que inauguró a escala mundial la figura del director cinéfilo, brindando una admirable producción fílmica que supera de forma privativa la dicotomía cine de género / cine de autor. Trece largometrajes realizados a lo largo de 25 años comprende su singular obra, dentro de la cual el bloque consagrado al "Thriller" implica la más pura, emblemática e influyente manifestación del cine policiaco francés, con clásicos tan relevantes como "El confidente" y "Círculo rojo", que convirtió a Jean-Paul Belmondo, Alain Delon y Lino Ventura en ídolos fílmicos con proyección internacional.

Colección: Signo e imagen. Cineastas
Páginas: 232
Publicación: 28 de Enero de 2016
Precio: 10,99 €
ISBN: 978-84-376-3492-0
 

domingo, 6 de marzo de 2016

CRÓNICA DEL 7º ENCUENTRO TINTINÓFILO DE ¡MIL RAYOS!



Escribo estas líneas mientras aún resuenan en nuestros oídos un buen puñado de melodías que, de una u otra forma, tienen relación con nuestro reportero favorito, y que pudimos escuchar ayer an el 7º encuentro de la Asociaciación Tintinófila de Habla Hispana, ¡MIL RAYOS!. Y es que el hilo conductor del evento era este año, como ya comentamos por aquí, "Hergé y la música". Esta era también la primera ocasión en la que el Encuentro ampliaba su duración, pasando de ocupar sólo el tiempo de la tarde a arrancar por la mañana con más charlas y actividades. Y a fe que la experiencia ha sido de lo más positiva. Muchos más tinitinófilos de los que cabía prever se acercaron a partir de las 12 h. para  compartir este rato adicional, por lo que puede decirse que fue todo un éxito.
 Pedro Rey en u momento de su charla 
Así pues, a las 12.15 h. abrió fuego Pedro Rey, que nos ofreció la interesantísima charla "Tintín y la ciencia: el caso Tornasol". Como él mismo explicó al principio, el tema de la ciencia en Tintín puede dar para mucho, y este acercamiento a la figura del porfesor Tornasol se concibe con un primer jalón en un camino más largo, que, desde luego, promete mucho. A lo largo de la charla pudimos ver la evolución de un personaje que, de ser un inventor de máquinas y aparatos de lo más variopinto, pasó a ser un científico reconocido internacionalmente, con una carrera en la ciencia tan sólida que le llevó nada menos que a diseñar el cohete que llevó a los primeros hombres a la luna. El trasfondo real tras la ficción, a través del proceso de documentación que siempre acompañaba las creaciones de Hergé, estuvo presente también en la charla. Así, pudimos reconocer, por ejemplo, en el misil balístico alemán V2 el modelo para el prototipo X-FLR 6 y posteriormente para el propio cohete lunar.


Y del invemto al personaje. Auguste Piccard, científico que alcanzó un importante renombre en la época en que Hergé creó a Tornasol, fue el personaje real que inspiró a Hergé. La similitud de Piccard con Tornasol en el aspecto físico es notable, pero las similitudes can más allá, pues Piccard, además de subir hasta la estratosfera con un cásula presurizada acpladaa aun glogo aerostático, diseñó también un batiscafo(revolucionario par asu éoca), tal como lo hiciera el ilustre Silvestre. Muchos no sabíamos que la saga Piccard ha continuado hasta nuestros días vinculada a la ciencia y también a Tintín, y descubrimos gracias a Pedro que Bertrand Piccard, nieto de Auguste, ha continuado la tradición familiar y se siente orgulloso de que su abuelo inspirara a uno de los personajes más carismáticos y entrañables de las aventuras de Tintín.

 Una charla de gran interés para iniciar el encuentro, en la que la única nota disonante fueron las continuas interrupciones de Andrés Pérez, alguien que siempre nos asombra por sus vastos conocimientos sobre muy diversas materias, pero a quien en esta ocasión traicionó  la presión que deben ejercer todos esos datos en su cabeza, pues esa presión hizo que la olla exprés estallara sin control, invadiendo el tiempo que estaba reservado para el ponente.(Sin acritud lo digo, amigo Andrés).
A continuación, los presentes pudieron acercarse al stand de Can Tonet, en el que se podían encontrar toda clase de libros y objetos relacionados con el mundo de Tintín, en una selección realizada por Enric y Carmen con el esmero y cariño por Tintín que les caracteriza.
 Vista del stand de Can Tonet
Pudimos disfrutar acto seguido de la proyección de los llamados Films fixes. Con un poyector como los que se utilizaban en la época, se pasó uno de los rollos de "L'Avion gris", una aventura de Tintín en imágenes fijas que corresponden a las viñetas del álbum "La isla negra" en blanco y negro. En Francia y Bélgica se utilizaban estas proyecciones para divertir a los niños en colegios, parroquias, etc. Andrés Pérez se encargó de la poyección y contó algunas anécdotas curiosas, como el hecho de que Jacques Martin, quien sería el autor de Alix y colaborador de Hergé durante años, descubrió por primera vez a Tintín a través de estos films fixes, cuando era pequeño. Afortunadamente, no estaba presente Juan d'Ors, quien probablemente habría juzgado improcedente dar relevancia a la figura de Martin en un evento dedicado a Hergé. (Es broma, Juan).
 Cajitas con los rollos de llos "films fixes"
Andrés Pérez preparando la proyección de los "films fixes"

Ya por la tarde, los actos continuaron con unas breves palabras  de bienvenida a cargo de Fernando Rodríguez, presidente de la asociación, y después la intervención del tintinófilo del año,que fue presentado por Pedro Rey. Como ya anunciamos aquí, el premio recaía este año en Julián Hernández, del grupo Siniestro Total. Qué mejor que un músico tintinófilo en este encuentro tan especialmente musical. Amante declarado de la obra de Hergé, Julián es, como es bien sabido, todo un referente de la movida viguesa y de la música española en general.
 Presentación de la charla de Julián Hernández

Además de recibir el galardón con orgullo y satisfacción, nos ofreció una charla sobre la música en Tintín, declarándose fan incondicional de "Las joyas  de la Castafiore", y respondió a las preguntas que los asistentes quisismos dirigirle. Contó, entre otras cosas, cómo fue su relación personal con Tintín, desde la más tierna infancia, y cómo esa pasión sobrevivió a una madre "tintinicida" y perduró en el tiempo, de modo que, años después, releyó cada uno los álbumes desde una perspectiva ya adulta. Confesó también no haber visto la película de Spielberg y Jackson, lo cual, si bien a alguien puede chocar, no deja de ser una opción para cualquier tintinófilo tan válida como la de los que fuimos al cine tres veces y estuvimos presente en el preestreno.
Julián Hernández hablando de Tintín y la música

 Y en respuesta a uno de los asisitentes, desveló que la canción "Ayatolah" no está basada en le personaje de Abdallah. Los minutos que nos regaló Julián fueron impagables y su actitud y entrega fueron ejemplares. El premio propiamente dicho fue una espectacular placa, que, como en las anteriores entregas, representa al homenajeado en tres dimensiones. Uno de sus creadores, Jesús, allí presente, recibió un cerrado aplauso del público.
Fernando Rodríguez entrega a Julián Hernández el trofeo de Tintinófilo del año.
Y llegó el momento de viistar la exposición "Hergé, melodías y viñetas con ritmo". El comicario de la exposión, Alejandro Martínez Turégano, condujo la visita, esta vez en dos turnos, dada la importante afluencia de público.
La exposición se estructuraba en varios bloques: Hergé y la música (relación personal),Viñetas musicales (las canciones de las aventuras), Escenarios musicales y La música de Tintín (BSO, musicales, óperas, series TV), en cada una de las cuales se mostraba una gran profusión de imágenes de los álbumes, partituras originales, discos,revistas, maquetas, figuras, etc. todo ello escuchando de fondo una cuidada y muy completa selección musical, compuesta por canciones y piezas musicales relacionadas con Tintín, incluidas las mencionadas a lo largo del relato expositivo.  De modo que este año, en una vuelta de tuerca más, Alejandro nos sorprendió a todos, atacándonos, además de por el sentido de la vista, por el  del oído. Pero, sobre todo, disparó directo a nuestro corazón de tintinófilos.
 Alejandro Martínez iniciando la ruta por la exposición



Objetos como el gramófono de Tintín en el Congo o el castillo de Moulinsart en Exin castillos,  aportados por Andrés Pérez, o el impagable tratado de Astronomía con la sbotellas de whisy dentro, creado por el propio Alejandro, contribuyeron también a crear un anbiente único, que difícilmente se nos borrará de la memoria a quienes pudimos disfrutar de él.

Llegó a continuación el momento de la charla  "Tintin et les chansonniers", a cargo de David Baker. De una manera de lo más ágil y amena , como siempre, David nos contó todo lo que nos hemos perdido los lectores españoles, debido a la traducción. en relación a las canciones que aparecen en los álbumes de Tintín. En efecto, Conchita Zendrera, para hacer la lectura de Tintín más cercana y comprensible al público de habla hispana, sustituyólas canciones que los personajes aparecen cantando en distintas escenas de la saga, que eran temas muy conocidos en el mundo francófono, or otras más conocidas aquí.. Por poner un ejemplo. "Le soleil et la lune" de Charles Trenet, que el capitán Haddock canta en la pira de sacrificios al sol de "El templo del Sol", fue reeplazada por "O sole mio".


Un momento de la charla de David Baker

A través del maravilloso powerpoint con sonido que proyectó, David nos mostró todas esas viñetas con las letras en francés, junto con videos de esas canciones cantadas por sus intérpretes originales. Incluido un interludio goscinnyano para mostarnos que en Astérix también se homenajeaba a chansonniers, en este caso a Tino Rossi, y su "O catarineta bella" (en Astérix en Córcega). Todo un lujo, al que se sumaron también en la charla otros episodios musicales memorables como la canción de Jacques Brel del filme "El templo del sol" y algunas curiosidades, como la canción de Chatal Goya en un número con coreografía infantil incluida de niños con bombachos y polos amarillos. Para disfrutar, realmente. Acto seguido, David dio paso a una breve actuación musical en la que, acompañándome con mi ukelele, interpreté dos de los temas de Charles Trenet de los que se había hablado en la charla: el ya mencionado "Le soleil et la lune" y "Boum" que Hernández y Fernández iban cantando en sus coche en versión libre al comienzo de "Tintín en el país del Oro Negro".

Como propina, canté también "Les gars de la marine", del filme "Le capitaine Craddock", que habíamos visto cantar al capitán Haddock mientras deambulaba por el puerto en "El cangrejo dela pinzas de oro".


Para mi fue muy divertido tener la ocasión de poner esta pequeña pincelada de música en directo en ese evento inolvidable.
 Paloma Pérez con uno de los ganadores y la "mano inocente" del  sorteo
El acto terminó con la entrega de premios, cortesía de Can Tonet, y la despedida hasta el próximo, que esperamos iguale o supere a éste en éxito y afluencia de publico.Aunque, hay que decirlo, gracias al esfuerzo y la participación de todos, el listón ha quedado muy alto. Hasta la próxima! Gracias a todos y...Larga vida a Tintín!!